Darkblazers - MUTANT ANTHEMS

Hay ocasiones en las que me cruzo con grupos que saben exactamente qué quieren ser, pero que no saben muy bien cómo ejecutarlo. En otras, me cruzo con grupos que tienen una ejecución brillante, pero no tienen ni idea de cuál es la identidad, la voz que quieren compartir con el mundo. Sin duda, no es el caso con Darkblazers, un grupo atrevido como pocos, que en su álbum Mutant Anthems dejan muy claro que las zonas de confort son para los cobardes. 

Los chicos madrileños le dan un inicio ejemplar al disco, con una asalto combinado entre intro y primer tema que nos deja sin aliento hasta que, al llegar a la marca de los 30 segundos, el tema Garou – The Hungry Wolf empieza a acompasar sus ataques. Y basta llegar hasta el estribillo del tema en cuestión para darnos cuenta de a qué nos estamos enfrentando aquí: otra banda de lo que a mí me gusta catalogar como “power metal moderno”, el cual aglutina influencias y estilos que, a lo largo de la historia, se han unido al power metal de corte más tradicional y los refina en una mezcla audaz, y que se une a las filas de otros pioneros nacionales como Raven’s Gate o Third Dim3nsion en un intento de elevar el género más allá de los límites establecidos por unas preconcepciones arcaicas y que no tienen cabida en el mundo musical de hoy en día (aunque no sea por falta de intento).

"DarkBlazers se unen a otras bandas nacionales pioneras en el power metal moderno, refinando y agudizando el subgénero hasta hacerlo completamente nuevo"


Añadiendo un gusto por el metal progresivo que destaca tanto por el efecto que le añade a la música del grupo como por lo logrado de los interludios en los que se deja entrever, Darkblazers harán las delicias de todos los fans del power metal en todos sus espectros. Desde canciones como Revolution Has Begun, un corte hímnico al más puro estilo Manowar o Hammerfall, hasta el sonido, de la banda (juro que el tono y la entonación y énfasis del vocalista me recuerda a Matt Barlow en sus tiempos de Iced Earth), Darkblazers tiene algo para todos los gustos, aunque siempre partiendo de una base sólida de guitarras y teclados reminiscente del power metal europeo de las décadas de los 80 y parte de los 90, con lo que se pueden asegurar que llegarán a un público amplísimo.

"Las canciones están enhebradas entre sí de manera casi imperceptible, dándole una enorme cohesión al álbum". 

El álbum avanza acompasadamente, siempre sabiendo cómo hilar cada nuevo tema, incluso cuando las propuestas iniciales de dichos temas puedan ser de tan notable carga de estrés como The Mutant Anthem. Algo que no se aprecia lo suficiente en muchos álbumes es cómo están las canciones ordenadas, y es un aspecto que los chicos de Darkblazers sin duda han cuidado con esmero. Cada tema parece actuar meramente como preludio al siguiente, y como un cierre apropiado para el anterior. 


Y si la coherencia temática en los ritmos de los temas es destacable, no hay ni que hablar de la cohesión melódica y temática, que no hace sino reforzar el ya sólido tapiz que estos chicos han enhebrado, si bien cabe destacar que llega un momento en el que las canciones, especialmente en los estribillos, empiezan a asemejarse más de lo que quizás sería apropiado.

Mención aparte merece el sonido de la producción, la cual saca todo el jugo posible a cada uno de los instrumentos (aunque, a mi gusto, y para este tipo de música, la batería y, sobre todo, la voz podrían haberse beneficiado enormemente de algo más de potencia). Las guitarras impulsan cada tema con firme decisión, alternando entre riffs rápidos, intrincados y, maldita sea, enormemente interesantes, mientras que los teclados dan ese toque que distingue las influencias de este grupo. Además, me gustaría hacer hincapié en el hecho de que el inglés que este grupo emplea para escribir sus letras es de notable calidad, algo que siempre es merecedor de loas en una escena musical donde parece que una pronunciación y gramática correctas en el idioma sajón parecen ser una opción.

"La composición de los temas es sencillamente brillante; intrincada, pero pegadiza. No hay un solo tema que desperdicie espacio en el disco". 


Sin duda, estamos ante un álbum robusto como él solo, y que si bien no romperá ningún molde ni redescubrirá la rueda, sin duda podrá alzarse por sus propios méritos y destacar. Si esta tendencia de grupos de “power metal moderno” sigue en alza, veo un futuro muy prometedor para este especial nicho musical, sobre todo con bandas como Darkblazers a la cabeza del movimiento. Y entre que incluyen el clásico "GET OVER HERE" de Scorpio, de Mortal Kombat, entre muchas otras referencias a videojuegos en su tema Arcadeborn, que recuerda a temas como Metal Crüe de Sabaton en espíritu, y que su logo se parece tanto en estilo al logo del videojuego BlazBlue que me cuestiono si es una coincidencia, mi reverencia ante ellos no hace sino incrementarse exponencialmente. 

Serrant

Escribir comentario

Comentarios: 0