DISSAVERAGE - Prologue

No me canso de decirlo: en los géneros más extremos del metal, cuando ya hemos llegado a un punto en el que nos hemos cansado de buscar a bandas cada vez más "extremas" por el amor al extremismo, es cuando tenemos que empezar a buscar bandas que nos recuerden la verdadera esencia de estos estilos que evocan la parte más descarnada de nuestras almas, que busquen no tanto ser los más rápidos, los más técnicos, los más brutales, sino que busquen darle un significado y un propósito a esa velocidad, a esa técnica, a esa brutalidad. ¿Y qué hay mejor que, en vez de tener que buscar a una de estas bandas, que que una de estas bandas caiga directamente en nuestro regazo? Pocas cosas, sin duda. 

"La dinámica de "Prologue" queda clara desde el primer tema: un death metal abrasivo y pernicioso con pinceladas de thrash y black muy bien integradas"

Y es así, por tanto, que Dissaverage nos dan la bienvenida a su nuevo trabajo, Prologue, con una intro que combina el sonido áspero de sus guitarras que contrasta con el melancólico piano, y nos sirve de preludio introductorio a lo que vendrá después en “Burn At The Stake”, un tema que nos da la bienvenida con los gritos de brujas ardiendo en la hoguera con un fondo musical lento que se agazapa antes de saltar al ritmo rápido y brutal del primer verso. Es aquí donde se deja entrever la dinámica que seguirán Dissaverage durante todo su álbum: un death metal abrasivo y pernicioso con algunas pinceladas de black y de thrash que no hacen sino exacerbar la agresividad y el odio contenido que estos chicos manifiestan con su música.  


Esto se ve aún más en la estructura de sus temas, la cual va en constantes cambios entre una velocidad desenfrenada y una parsimonia que deja justo el tiempo necesario para la contemplación, antes de empezar otra vez a avasallar a los oyentes, lo cual evita que el álbum caiga en la monotonía, ya que algunos de los contrastes son verdaderamente interesantes, especialmente gracias al uso de escalas disminuidas y cromáticas por parte de los guitarristas, los cuales, a su vez, nos muestran algunos solos capaces de ponernos los pelos como escarpias. Ya no solo por capacidad técnica, sino por una combinación de potencia de sonido y potencia de intención a la hora de componerlos y tocarlos, los guitarristas de Dissaverage demuestran que no son unos más del montón. Mención aparte requiere el uso de la batería en estos casos, ya que, si bien el percusionista demuestra ser una piedra angular del sonido del grupo, es en estos contrastes donde de verdad se demuestra su capacidad para elevar aún más el efecto de los mismos más allá de lo que los demás instrumentos conseguirían por sí solos.  

Me gustaría hacer hincapié en la producción sonora del grupo, y tengo una muy buena razón para hacerlo, y es que, si bien el sonido no es del todo de mi agrado (opino que se le podría haber dado algo más de claridad a la batería, sobre todo considerando el rol que cumple en el sonido del grupo), sí que tengo que decir que es un sonido verdaderamente devastador, ante el cual no se puede sino agachar la cabeza, para volver a levantarla, y así repetidamente

"El sonido de Dissaverage es absolutamente devastador, realzando las composiciones aún más


La combinación del sonido de las guitarras y el bajo (el cual suena como si el bajista estuviese tocando con una púa de piedra) le da una contundencia y un impacto a cada nota que tocan que no puede ser desestimado, y cuando las voces cantan en sucio, con gritos y guturales, la combinación de todos los instrumentos juntos se vuelve una barrera de sonido cubierta de espinas que dejará lamentándose a cualquier detractor de este grupo, y cuando incorporan todo esto en temas como “Empty Inside”, posiblemente de mis favoritos del disco, ya que es el máximo exponente de todas las buenas cualidades que distinguen al grupo, podéis estar seguros de estar ante un grupo de calidad notable.  

"Empty Inside quizás sea de los mejores temas del disco, y pone de manifiesto todas las cualidades positivas del mismo y de la banda".

Sin embargo, no todo es perfecto en lo que al sonido de este grupo respecta. Si bien entiendo que quieran un enfoque hacia un estilo y un sonido más “sucio”, esto a veces no hace sino distorsionar en demasía lo que, de otra manera, podría haber rozado la perfección. Como ejemplo, no son pocas las ocasiones en las que el cantante incorpora segmentos, especialmente estribillos con voces limpias, y si bien cuando canta a grito, la producción acompaña idealmente a este sonido, una vez llegan estos segmentos, la voz suena demasiado sucia para lo que se pretende, por no decir que a veces el vocalista llega incluso a desentonar, algo que con una producción de sonido mejor podría haber sido evitado, o como mínimo, disimulado.


Los mejores temas para ejemplificar esto serían “What Hatred Reflects” e “If I Said”, que se distinguen por tener ligeros y breves matices de metalcore, pero que podrían estar mucho mejor implementados. Exceptuando eso, pocas críticas más se pueden aplicar a este grupo, que nos presenta un álbum fuerte, sólido, y con suficiente variedad como para no solo mantener el interés, sino también para demostrar que son capaces de producir composiciones interesantes y creativas incluso dentro de un género musical que ha visto ya tanto que es difícil encontrar algo de innovación.  

Serrant

Escribir comentario

Comentarios: 0