THYBREATH - Where the Gods fall

Where the Gods fall es el segundo trabajo de la banda Thybreath. Procedentes de Madrid,  nos ofrecen un metal agresivo muy trabajado, con unas influencias muy interesantes que les dotan de un carácter propio. El disco fue grabado en los estudios Traste Cero en Torrejón de Ardoz. El álbum contiene 10 cortes, lo que nos deja con una duración de aproximadamente 42 minutos de buen metal. La producción del disco es excelente, muy nítida y clara sin perder ni un instante la contundencia con la que nos asaltan.  Al escuchar Where the Gods fall te encuentras ante un grupo que tiene personalidad propia, se han creado su estilo y les funciona a la perfección. Las influencias sobre las que se erigen sus pilares dotan al grupo de innumerables cambios y un sin fin de fraseos y melodías, haciendo que sea notable el enorme trabajo que hay tras el grupo, pues en ningún momento se hace monótono o aburrido.

La batería es tarea de Miguel López, potente desde el primer instante y demostrándonos una gran habilidad del uso del doble bombo, incansable en su esfuerzo por mantener al grupo en una actitud violenta y agresiva, sabiendo construir muy bien los rellenos para destacar los fraseos rítmicos más bestiales de sus compañeros.

"Potente desde el primer instante y demostrándonos una gran habilidad"


Pablo Alobera es el encargado del bajo, sus lineas refuerzan la contundencia que aporta la formación, en especial en los fraseos más pesados donde llega a ser una gozada escuchar el golpeo de las cuerdas, dotando al sonido del grupo de una brutalidad que solo puede ser escuchada en géneros de metal más extremos. El primer punto altamente destacable de la formación es la voz y el esplendido trabajo de Víctor Camargo. Si bien nos conduce por los temas con una agresividad y una fuerza que no se pierde en ningún momento, y que nos consigue transmitir, nos demuestra que también tiene talento para dejar los guturales a un lado regalándonos segmentos melódicos muy bien entonados y que encajan a la perfección en el trabajo del grupo.  

"El sonido de las guitarras crea una atmósfera violenta"

El segundo punto destacable es el trabajo de Iván Arroyo a la guitarra, que ahora es acompañado por Dima Pretov en la otra guitarra, en el momento de la grabación del disco tuvo que encargarse él solo de la grabación de las mismas. El sonido de las guitarras crea una atmósfera violenta, 


ofreciéndonos una gran versatilidad tanto para devastar con unos fraseos geniales, pesados y agresivos así como para deleitarnos con melodías sin distorsión. Iván nos demuestra un gran gusto a la hora de construir melodías y solos, añadiendo un toque de genialidad, incluso de sentimiento, y utilizándolas para ensalzar y destacar los fraseos rítmicos, haciendo imposible que dejemos de mover la cabeza al ritmo de Thybreath. Si te gusta el metal pesado, agresivo y buscas algo distinto a lo que llena el mercado ahora mismo, estas de suerte: Where the Gods fall te va a encantar. Los fanáticos del metal extremo disfrutarán con creces de este álbum. Un trabajo realizado de manera excepcional y que sin duda nos muestra el gran talento que contiene este grupo. Una joya brutal y genial.

Erik León

Escribir comentario

Comentarios: 0