OMNIKAGE - Acceptance

Acceptance es el primer trabajo de los italianos Omnikage, que fue presentado mundialmente gracias a Art Gates Records en el mes de mayo del presente año. Describen su estilo como metal contemporáneo agresivo, un género que se obtiene al combinar recursos de distintos subgéneros de metal como el death metal, el hardcore, thrash metal, o también de fuera del metal, como el jazz y el blues. La producción del disco es muy buena, en todo momento se mantiene estable y sin saturar, a pesar de que en muchas ocasiones se añaden efectos que podrían complicar esto o robarle protagonismo a los instrumentos. El álbum consta de 15 cortes que ascienden a una duración de 66 minutos. Y se puede asegurar que no se hace monótono en ningún punto. Precisamente la variedad de influencias que aporta la formación añade un toque de frescura en cada tema del disco, pudiendo encontrar canciones muy diversas, a pesar de tener un estilo propio bien definido.

Lo primero que llama la atención es que no les asusta en ningún momento añadir elementos electrónicos, que además encajan a la perfección con lo que hacen.

La batería, a cargo de Ian Torrance, es una autentica pasada. Cargada en todo momento de una potencia increíble, una alta precisión y una gran versatilidad: sabe ofrecernos unos ritmos agresivos que nos hagan mover la cabeza, cargados de un espléndido uso del doble bombo, para acto seguido ofrecernos ritmos de jazz o un fragmento en el que se queda acompañado por un simple piano, guitarras sin distorsiones, o el bajo, llenando él solo todo el fondo rítmico. Impresionante.

"No les asusta en ningún momento añadir elementos electrónicos"


Dominick Sawyer nos ofrece un excepcional trabajo en el bajo, que huye de las lineas simples, dominando en ocasiones sobre el resto de instrumentos para permitir que sus compañeros construyan lo que será el siguiente segmento de canción, explotando en un ritmo tras otro con buenas ideas.  En Omnikage las guitarras son tocadas por Marcus Weylyn y Sly Jackson, rítmica y solista respectivamente, encargados igualmente de generar unas atmósferas geniales en las que tanto el bajo de Sawyer, como la batería de Torrance, los elementos electrónicos y pianos puedan adquirir presencia y destacar, así como de ofrecernos unos fraseos rítmicos brutales cargados de ritmo que harían mover la cabeza a cualquiera. Saben trabajar de manera excelente con sus compañeros para que sucedan los distintos cambios y que el grupo pueda ofrecernos su gran diversidad a la hora de bombardearnos con un tema de un estilo más agresivo o uno más suave.

"Su voz rasgada encaja a la perfección"

El punto y final de la formación lo pone el misterioso The Monk a la voz. Su voz rasgada encaja a la perfección con la música creada por sus compañeros, no dudando en ofrecernos otros recursos vocales. Uno de los puntos más fuertes de The Monk es precisamente la capacidad de saber qué ofrecer en cada momento para destacar las 


distintas partes que genera el resto de la formación. Sabe enfatizar a la perfección y en el momento justo para que el fraseo que aparece de la nada tome todo el protagonismo y nos haga disfrutar con su ritmo. Acceptance no es un disco que vaya a pasar desapercibido, es lo que tienen los grandes trabajos. Añade, sin duda, un toque de frescura a la escena actual del metal. Cualquiera que aprecie el metal moderno sabrá disfrutar de esta joya brutal y excepcional.

Erik León

Escribir comentario

Comentarios: 0