JUGLARES DE FUEGO - Ignis

Desde que escribo críticas musicales, los álbumes sobre los que más ansío escribir son los de power metal, y en particular, de mi subgénero favorito: power metal celta. Así que podéis imaginar cuan grande fue mi ilusión cuando se me propuso hacer una crítica del álbum debut de Juglares de Fuego, Ignis, nombres que gritan “POWER METAL CELTA” a los cuatro vientos y sin reparos. Y luego imaginaos mi desilusión cuando me tuve que enfrentar a este disco en cuestión, plagado de problemas en todos los departamentos. Esta no va a ser una crítica fácil ni corta, porque hay mucho que discutir, así que armaos de paciencia y tolerancia, porque, aunque en efecto, hay muchos problemas con este primer trabajo, aún merece ser escuchado para poder dirimirlo de los errores del músico primerizo.

En primer lugar, me gustaría destacar el hecho de que esta crítica me llegó a través de Spotify, lo cual es algo con lo que no tendría problema alguno de no ser por las limitaciones obvias del reproductor, y porque tuve que pasar por unas cuantas penurias para finalmente poder escucharlo (si bien es necesario subrayar que no soy el más ducho en temas de informática) para, una vez cargado el álbum en el reproductor, padecer de serios problemas de conexión, que hacían que el álbum sonase entrecortado y con una calidad inferior a la que podría haber tenido por otro medio, algo que, teniendo en cuenta la producción del disco, no hace sino poner de manifiesto la carencia de recursos que padece esta banda. 

"Aún a pesar de ser un trabajo primerizo, merece ser escuchado."


No sé si este hecho se debe a que la banda carece de los recursos para distribuir el álbum a los medios, pero la sospecha de que no han querido hacer el esfuerzo, sobre todo teniendo en cuenta que, con los tiempos que corren, no sería para nada complicado, me hace pensar que los propios músicos o bien no se han tomado en serio su propio trabajo, o bien reconocen que la calidad de este es pobre, y por eso han preferido que tenga la menor difusión posible. Y es que la producción es verdaderamente deplorable. Los instrumentos de cuerda suenan muy fuertes, casi demasiado, ahogando al resto de instrumentos y a las voces, algo sobre lo que no estoy seguro de si es bueno o malo, ya que la penosa producción de las voces hace que se noten demasiado los errores que comete la voz limpia, y que la voz rasgada (y no diré gutural porque no lo es) quede extraña, así que dejar las voces ahogadas debajo de la sobrecarga sónica me parece incluso acertado. 

"Los instrumentos de cuerda suenan muy fuertes, casi demasiado."

Sin embargo, no puedo evitar llamar la atención sobre el hecho de que los instrumentos de cuerda, más que grabados en un estudio, suenan como un sample de guitarra de programa de edición de tablaturas, y que estén tan amplificados no hace sino resaltar este hecho. La batería es otro ejemplo de una producción paupérrima, ya que juraría que en cierto punto del álbum parecía estar escuchando el St. Anger de Metallica, álbum infame por su pobre producción.


El caso es que podríamos achacar la confusa producción a la igualmente confusa identidad del grupo, ya que intenta aglutinar influencias de varios subgéneros, pero sin llegar nunca a mezclarlas de forma eficaz, lo cual hace que Ignis sea un álbum que a ratos es death metal, a ratos power, y otros no sabe ni lo que es ni quiere ser. Los cambios de ritmo y de estilo son constantes, pero sin cohesión ni razón, y la coherencia entre los temas brilla por su ausencia, haciendo que el álbum sea un conglomerado confuso de ideas aisladas sin orden ni concierto.  

Y es una verdadera lástima tener que ver a este grupo, que aún a pesar de los problemas, expone algunas muy buenas ideas y buena calidad técnica (pienso que la voz limpia, con algo más de trabajo y una mejor producción podría estar a la altura de los grandes), tropezar de esta forma. Algunos segmentos del álbum puedo decir sin reparos que me encantan, si bien el contexto que les rodea sea razón más que suficiente para que pierda el poco gusto que puedo acabar desarrollando por la propuesta musical de estos chicos. Algunos temas como Lo Que Fui o Lágrimas de Guerra suenan verdaderamente bien; es una lástima tener que arrastrarme a través del resto del álbum para llegar a esos puntos.  

"Aún a pesar de los problemas, el grupo expone algunas muy buenas ideas y buena calidad técnica en algunos apartados."


Los inicios siempre son tumultuosos, y pocos inicios tan tumultuosos hay como aquellos que se realizan en el mundo de la música. Tener una idea original en un género sobrecargado que el mundo quiera oír y comprar es muy complicado, y abrir paso creando un subgénero nuevo puede serlo también, y ambas opciones son igual de arriesgadas y peligrosas. En el caso de Juglares de Fuego, me duele decir que se da el caso de un inicio que sufre de demasiados problemas como para ser un buen pie de inicio para una carrera de provecho en la música. Solo espero que puedan recuperarse de este traspiés, puesto que se entrevén muy buenas ideas en este disco que solo requieren de algo más de pulido y estructura para brillar.  

Serrant

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Samantha (viernes, 29 abril 2016 19:51)

    Demasiada opinión personal para mi gusto en esta critica, el principio sobra totalmente.