ARISE - Aquareum 

En esta ocasión, tengo el enorme gusto de dedicar este espacio a nuestros amigos de Arise, los cuales me dejaron con la miel en la boca tras ver su directo en la Marea Rock, así que cuando nos dijeron que querían que hiciésemos una crítica de su nuevo álbum, no dudé en saltar a la oportunidad de hacérsela. Ellos, en respuesta a esto, tuvieron la enorme amabilidad de enviarnos una copia física de Aquareum, su nuevo trabajo, el cual me resulta muy grato decir que es un trabajo sorprendente, un exponente magistralmente bien elaborado de lo mejorcito del metalcore nacional.

En primer lugar, quisiera agradecerles personalmente a los miembros del conjunto la cortesía de enviarme la copia física del álbum, lo cual ha hecho que pueda tener no solo un CD más que añadir a mi colección, sino un referente mucho más claro y preciso de la calidad del trabajo. Entrando ya en materia, me gustaría resaltar que la intro del álbum es muy interesante, ya que, al contrario que muchas otras bandas nacionales, cuenta con una muy buena estructura en el crescendo que propone como predecesor al tema que la sigue, hasta que llega a su resolución, dejando al piano sonando suavemente, como embriagador preludio al caos que está por llegar en el primer tema propiamente dicho del álbum, el cual, si bien comparte tono con la intro, podría haber cohesionado mejor con "Busca En Tu Interior", ya que el inicio de este tema es un brutal asalto sónico, redondeado con blast beats intercalados con riffs de guitarra apropiadamente brutales. 

Sin embargo, dicho tema no es sino el primer bocado del festín de metalcore de primerísima calidad que nos promete este conjunto en el menú (véase la parte posterior del álbum para referencia), y que me parece especialmente destacable por el curioso uso de escalas disminuidas en un género que no las suele emplear, dándole un toque de especial misticismo al tema. Sin embargo, opino que el puente en el que la vocalista emplea guturales queda algo forzado en cuanto a la métrica de los versos, aunque la potencia instrumental es innegable. El problema de la métrica es recurrente a través del álbum, y aconsejaría a los letristas de la banda que lo estudien un poco más. 

"Arise nos garantiza un festín de metalcore de primerísima calidad."


Continuando a lo largo del álbum, el inicio de "Equilibrio" salta al oído como una amalgama de riffs bellamente enhebrados con los versos, los cuales son muestra de cómo este grupo sabe actuar en conjunto como una pieza de maquinaria perfectamente engrasada y diseñada para producir música de calidad superior. Asimismo, es en "Equilibrio" cuando se puede notar la calidad de la temática del apartado lírico del CD. Digo esto porque los chicos de Arise se han comprometido a ofrecernos letras pletóricas de superación de los males, de auto-ayuda, y de mejoría del bienestar con uno mismo y con las personas de nuestro alrededor, temas que, expresados con la dulcísima voz de Estefanía Aledo, la vocalista del conjunto, y respaldados con la fuerza instrumental de sus músicos, no hace sino cobrar una fuerza arrolladora. 

"La dulcísima voz de la cantante tiene una fuerza arrolladora"

Por otra parte, también considero muy destacable que Arise haga una adaptación muy curiosa de los breaks típicos del metalcore para hacerlos más melódicos y melancólicos como contraste a estos mismos breaks (que por no tener una contraparte están ausentes del álbum, y mejor así, puesto que el contraste entre ambos tipos de puente no hace sino reforzar y complementar al otro de forma espectacular, felicidades al grupo por esta muestra de creatividad musical)


Me gustaría hacer hincapié, a continuación, en el especial esfuerzo, dedicación, y elaboración que se han invertido en el tema titular del disco, "Aquareum" y que se pueden apreciar desde el mismo principio del disco. De alguna forma, la voz de Estefanía suena especialmente dulce en este corte durante los versos iniciales, pero durante los guturales en coro, estallan con un demoledor impacto complementado por la batería y las guitarras, que no encuentran un momento de descanso, todo ello sazonado por el exquisito trabajo en los sintetizadores que realzan el sonido general del corte. 

Resulta curioso como como "Falsas Promesas" se mezcla tan perfectamente con "Aquareum" en la transición de un tema a otro, testimonio de la sublime cohesión del disco, si bien este tema es mucho más abierta y descaradamente agresivo que "Aquareum", lo cual hace que ambos se complementen excelentemente, reforzando, una vez más, la idea de equilibrio que expone todo el álbum en su conjunto.  

"El álbum expone una brillante cohesión y equilibrio en su conjunto"


Me gustaría tomarme un momento para resaltar la producción fantástica producción del álbum. Todos los instrumentos se oyen perfectamente, y la elección de algunos efectos de sonido para las guitarras es enormemente acertada, además de que todos los matices de la voz de la piedra de toque del grupo, Estefanía, se captan a la perfección, pero no por ello se resienten los demás instrumentos. Además, el contraste entre su voz gutural y su voz limpia es anonadante, casi podría llegar a pensarse que son dos vocalistas distintas las que aportan su voz al conjunto de Arise, y de no ser porque les he visto en directo, pensaría que así es, lo cual es testigo de la experiencia y técnica de la vocalista. 

"Las guitarras suenan abrasadoramente agresivas"

Las guitarras de Rafa Esplugues y Albert Agulles suenan abrasadoramente agresivas a lo largo de la duración del CD, y el bajo de Javier Aller es un soporte férreo a las agridulces armonías que formas los arpegios de las guitarras con la voz (la cual se ve respaldad por unos coros que son, cuanto menos, engrandecedores, además de limpios y claros) que luego se tornan violentos cuando suena el motivo principal de la canción en cuestión, a menudo cambiando al gutural. 


Todo ello se ve potenciado por la batería de Carlos Guardado, la cual no es sino un suculento equilibrio (BROMA TOTALMENTE INTENCIONADA) entre potencia, técnica, y precisión. Otro aspecto que me entusiasma del álbum, y sobre todo por el aspecto físico al que he tenido acceso, es la libreta de letras, la cual, con sus relajantes colores azules y temática submarina, engaña respecto a la naturaleza del disco). También me ha resultado llamativa la forma en la que algunos versos están resaltados puesto que intuyo que se debe a que son los que más transmiten el sentimiento del tema en cuestión, o al menos, esa ha sido mi impresión. 

Quiero hacer un breve apunte respecto a algo que suelo criticar. Me ha sorprendido el hecho de que, tras escuchar el álbum una segunda vez, me he visto sorprendido por el hecho de que la mayoría de canciones sobrepasan los cuatro minutos, puesto que no se hacen largas ni pesadas en absoluto, y achaco esto a la enorme variedad de segmentos y cambios de ritmo y melodía que dan las canciones, y que exilian el aburrimiento de la experiencia auditiva. 

"El álbum tiene una enorme variedad de segmentos y cambios de ritmos y melodías"


El último tema del álbum, "Recuérdame", es un perfecto punto y final a todo lo que se ha expuesto con anterioridad, consigue aglutinar todo lo que Arise nos ha ofrecido en un corte algo más largo, pero que no por ello es de menor calidad, ya que es donde todas las inhibiciones se pierden, y Arise toca todos los extremos, sin ningún tipo de inhibición, haciéndolo además de forma fantástica. La inclusión de un saxofón, aunque extraña, no resulta tan chocante como cabría esperar, y siendo un fan de la música de este instrumento, la agradezco enormemente.  

Mi recomendación es que no hay que comerse de vista a este grupo ni descartarlo como “un grupo de metalcore con voz femenina más”, puesto que ambos aspectos de ese estereotipo están tan bien elaborados que hace que Arise brille con la fuerza propia de su muy buen apartado instrumental, melódico, armónico, y vocal, y si la producción de su siguiente trabajo es igual de buena, lo cual no hace sino exacerbar los aspectos ya mencionados, será un auténtico placer poder escucharlo y hacer una crítica del mismo. En directo, son igualmente demoledores, y eso que, cuando tuve el gusto de asistir a su concierto en la sala MareaRock, tuvieron que tocar sin algunos de los miembros de su grupo, lo cual no impidió que diesen todo lo que tenían que dar, y más. Este es un grupo que no conviene ignorar, y que va a pasar de cabeza a mi móvil para poder escucharlos a menudo. Que sepan que exijo que tengan los bolígrafos listos para dejar una firma en mi copia de Aquareum la próxima vez que se dejen caer por tierras alicantinas

Serrant

Escribir comentario

Comentarios: 0