Crónica We All Fall - Aquelarre MetalRock Fest III

Veníamos con los motores ya bien calientes cuando los madrileños We All Fall se subieron al escenario para seguir repartiendo guerra entre el público. La noche no ganaba para sorpresas, y es que la variedad de estilos estaba más que dispuesta: empezando por el Power Metal y siguiendo con el Hard Rock y Punk, ahora nos venía este grupazo que mezcla Metalcore, Hardcdore, Thrash Metal e incluso Grunge, y que sin duda te deja con la boca abierta.

"No name" fue la canción con la que arrancaron, mientras los rezagados acudían al interior de la sala atraídos por los potentes riffs de guitarra de Ivan Checa y ese bajo de José Luís Ávila que resonaba por todas partes. 

Todos nos dimos cuenta de que venían con mucha fuerza, y a penas nos dejaron un descanso cuando siguieron con "Urge", que he de confesar que en directo gana muchísimo esta canción. 

 Tras una breve presentación de la banda, y levantando los ánimos de la sala que todavía estaba en shock tras las dos primeras canciones, siguieron con "Lies You Sell", una canción que demuestra su potencia en el escenario y al mismo tiempo esa pulcridad en el sonido que la verdad es que sorprende muchísimo en una banda con esta mezcla de géneros que suelen tener un sonido mucho menos limpio. 

Casi parecían la misma canción cuando empezaron con "Riding the Snake", y es que no daban un segundo para poder coger aire. 

Nos comentan los madrileños que harán una gira por España, donde pronto se pasarían de nuevo por la ciudad murciana, así que estad atentos a sus redes sociales, y no perderos uno de sus conciertos porque de verdad valen la pena. 

"The Shephero" nos dejó a todos con la boca abierta, pues la técnica bocal con los guturales de Víctor Prieto no es para tomársela a broma, ya que es muy difícil hacer unos guturales limpios que suenen tan bien. 

"Descendent" era la canción que iba marcando el final del concierto, y el público ya estaba coreando en las canciones y saltando junto con el bajista, que no paraba un segundo quieto sobre el escenario. Bueno, ni el bajista ni ninguno, pero particularmente este hombre parecía sufrir una sobredosis de Red Bull.  

La actuación tocaba a su fin con dos canciones como son "System" y "Mother Night", o al menos eso intentó la banda, porque por alguna razón, los instrumentos empezaron a fallar. Primero falló el micro, algo que dejó a todo el mundo, incluidos los músicos, estupefactos. Luego empezaron a fallar las guitarras, y al final creo que sólo se escuchaba el bajo. Parece ser que se habían pasado unos minutos de su tiempo límite y el técnico de la sala había decidido cortarlos (nada de problemas técnicos, que no os mientan). La verdad es que me parece una falta de respeto por parte del técnico cortar a un grupo con la canción a mitad simplemente por haberse pasado del tiempo. Siempre se puede esperar a que se termine la canción, y luego cortarlos para no quedar demasiado mal. 

Lo peor, es que esto influirá en las críticas de la organización del festival, que por lo que sé, no tuvieron nada que ver. 

El caso es que, estos madrileños, con un par de cojones (y lo siento por el taco pero es que los tuvieron), decidieron seguir tocando y terminar su actuación aunque fuera a voz en grito. Y así lo hicieron, nos dieron a todos el espectáculo por el que habíamos ido hasta allí y no me queda más que aplaudirles por tener la valentía y la fuerza de hacer lo que hicieron. 


En resumen, un concierto digno de aplauso y admiración, tanto por la música como las pedazo de personas que subieron al escenario. Hay que estar muy loco o demasiado cuerdo para hacer lo que hicieron. Un aplauso. 


Ángela Schatten

Escribir comentario

Comentarios: 0