VENDETTA FM - Inocencia Perdida

En esta ocasión os traemos una reseña del recién lanzado disco Inocencia Perdida, que nos viene de la mano de los murcianos Vendetta FM (Fucking Metal), y que han conseguido sorprenderme gratamente aún a pesar de no haberlos escuchado nunca y de los prejuicios iniciales que podría haber tenido, los cuales me he tenido que tragar. En primer lugar, lo que me gustaría destacar de este álbum es la incomensurable lista de estilos aunados en tan solo 11 temas. La forma en la que el conjunto logra mezclar influencias tan dispares resulta, cuanto menos, curiosa, aunque he de preguntarme si no hace que el sonido del grupo sea un tanto recargado a veces, aunque no se puede desestimar el esfuerzo que hacen. Usando el thrash como base de la pirámide de estilos que construyen en Inocencia Perdida, Vendetta después pasa a incluir gritos, ritmos, y puentes de death metal, estribillos con voces más propias de un tema de heavy clásico, algunos breaks que recuerdan al rap metal, y algunos breakdowns propios del metalcore, sin olvidar elementos de punk y algunos breaks semi-acústicos que ayudan a resaltar, por contraste, la agresividad general del disco.

Resulta curioso, pues, que en la breve intro del disco y del primer tema, “Camino a tus sueños”, podamos oír al Joker de El Caballero Oscuro hablando sobre el caos, ya que esto es lo que Vendetta propone en su disco: caos, desbocado, flagrante, y ante todo, justo, y que no es sino una representación de la plétora de discos con los que han compartido escenario y de la experiencia que sus múltiples tours les han proporcionado.

"Incluyen una incomensurable lista de estilos en apenas 11 temas"


Es una lástima, pues, que tantas influencias no puedan verse realizadas al máximo, ya que la producción de sonido del álbum es excesivamente comprimida para mi gusto; apenas sí se pueden apreciar los sutiles matices de cada instrumento, y lo que estos pueden aportar al sonido en conjunto, que en general, podría ser muy superior, aunque también comprendo la dificultad de producir un disco de este estilo y de estas particularidades. Los solos de guitarra suenan apagados y sin vida, y es una auténtica lástima, porque lo poco que se oye de estos encierra una enorme promesa de violencia sonora, pero se pierde cuando se vuelve complicado discernir notas debido a un sonido demasiado apagado y ahogado por el resto de instrumentos.

"Los instrumentos pueden diferenciarse notablemente entre sí"

El resto del tiempo, los instrumentos pueden diferenciarse notablemente entre sí, aunque hubiese apreciado un poco más de énfasis en el trabajo del bajo teniendo en cuenta el estilo (¿estilos?) que Vendetta nos propone. Por otra parte, he de decir que me parece que estamos ante un disco que ha tenido un trabajo de edición de primera, algo que no hay que desestimar, puesto que aún a pesar de haber aunado tantos estilos, han sido capaces de mantener una duración de sus canciones coherente y controlada, sin aburrir en ningún momento al oyente.


Por otra parte, he de decir que los temas de Inocencia Perdida ganarían mucho empuje en directo, no viéndose limitados por las barreras de la edición física; sus riffs y sus ritmos me parecen muy bailables, incitando a sus seguidores a reventar de pura agresividad, sin ningún tipo de mesura ni control. De hecho, a menudo durante la escucha del disco me he descubierto a mí mismo pensando que muchas de las secciones del disco estaban hechas específicamente para incitar pogos en el público, algo que sería inherentemente malo de no ser porque Vendetta enhebra esas secciones con maestría, haciendo que no resulten chirriantes en absoluto. Sin duda, habría que ver cómo se portan estos chicos en directo, pero no dudo que son un espectáculo.

Me gustaría resaltar el curioso apartado de voces del grupo, puesto que no puede ser descrito como otra cosa que esquizofrénico, dicho en el mejor de los sentidos y la mejor de las intenciones. El vocalista nos deleita con una plétora de estilos vocales (qué sorpresa, viniendo de estos chicos) y piruetas tonales que intercalan matices como melodías en una voz rasgada, si bien, muy a su pesar, no resulta especialmente destacable en ninguno en concreto, más bien por su variedad en sí.

"La voz solo puede ser descrita como esquizofrénica"


Esto sirve de buena base para apoyar el contenido lírico del disco, y diré por qué me parece curioso: me da la sensación de que este es un grupo que, si bien se ve limitado por el uso del español, lo suple con creces en su habilidad y dominio de la lingüística, sobre todo teniendo en cuenta la tendencia que tienen grupos de este género en el español a abusar de la rima fácil con el infinitivo. Vendetta no hace esto, en absoluto, lo cual hace que prestar atención a su letra sea un auténtico deleite, si bien su diversidad temática puede acabar siendo un poco repetitiva y pobre, y el abuso de ciertas coletillas me hace pensar que son un grupo que sabe hacer una cosa muy bien, pero solo una, aunque con la habilidad que muestran para esa, me gustaría verlos diversificarse.

"Consiguen delimitar su sonido con irrisoria facilidad"

En otros aspectos menores, me gustaría dar por sentado que el grupo presenta una cohesión dentro de su naturaleza caótica que resulta sorprendente. Rara es la banda que consigue definir sus límites, incluyendo dentro todo aquello que pueda hacerla sonar mejor, y dejando fuera todo elemento extraño que pueda perjudicar el sonido del conjunto, y luego, una vez definidos esos límites, consigue nadar dentro de ellos con semejante solvencia, pero la forma que tiene Vendetta de hacerlo hace que parezca fácil, irrisorio incluso.


Pero esto no es sino una generalización para ejemplificar como, cuando algo sí se cuela, perjudica al sonido general del grupo y del CD, en este caso siendo la introducción del tema “Banderas Negras”, la cual encuentro excesivamente larga para el tema, y para lo que pretende transmitir, y preludiar. Los mismos sonidos, acortados, o incluso superpuestos, hubiesen tenido el mismo, o más efecto, sobre todo con el agudo contraste con la canción que viene después, sin incurrir en detrimento del disco.

En definitiva, un disco que recomiendo encarecidamente a los fanáticos del thrash y los géneros más extremos del metal, porque no deja indiferente a nadie, y sorprende mucho más de lo que un nombre como el suyo podría dar a entender.  

Serrant

Escribir comentario

Comentarios: 0