ARKANIA - Serena Fortaleza

Uno de los grupos de Power Metal de mayor relevancia a nivel nacional vuelve a la carga con un nuevo disco, que hace las veces de segunda parte de "La Bestia Dormida", su tercer álbum de estudio. Me refiero, por supuesto, a los madrileños Arkania, que con este álbum tan refrescante consiguen poner un punto de levedad al tórrido verano que ya toca a su fin. Sin duda, cada vez definen más su estilo con cada trabajo, y con una percusión inmejorable por la que me gustaría extender mis felicitaciones a Rafa Delgado, un trabajo a las guitarras original, dinámico, y que es una auténtica gozada de escuchar tanto por el nivel técnico que demuestran como por el buen gusto a la hora de escribir melodías y de emplear armonías, sobre todo en "Mi Nombre es Rock 'n' Roll", y unas voces que encajan estupendamente con la dinámica del grupo, el sonido de Arkania tiene el privilegio de estar bien estructurado, de ser coherente y cohesivo, y de ser lo suficientemente diverso como para no dejar a nadie indiferente, por mucho que no sea fan de los géneros que propone esta agrupación. 

Dicho todo esto, me gustaría llamar la atención de nuestros lectores sobre la producción del CD, y es que, en mi opinión, esta podría haber estado un poco más cuidada, ya que las guitarras tienden a sonar ahogadas durante los riffs más graves, y quizás demasiado estridentes durante los solos, aunque la claridad durante estos últimos segmentos es, indudablemente, prístina.

"Un trabajo a las guitarras original y dinámico"


Por otra parte, el bajo, como es habitual, se vuelve casi inaudible sin exprimir los altavoces hasta un nivel en el que los vecinos empiezan a molestarse o sin usar auriculares preparados para aumentar las frecuencias pertinentes hasta que se vuelva apreciable; por no decir que, en los segmentos en los que hay una textura musical muy gruesa, los demás instrumentos tienden a dejar al bajo en un segundo, tercer, o incluso cuarto plano, lo cual es una verdadera lástima, puesto que se puede intuir auténtico talento en los dedos de José Antonio Gallardo. 

"El trabajo lírico tiene una elaboración sorprendente"

Sin embargo, el trabajo lírico, especialmente transmitido a través de la voz de “Ícaro”, tiene una elaboración sorprendente, y es algo en lo que suelo hacer mucho hincapié a la hora de criticar bandas nacionales, ya que condeno el uso indiscriminado del infinitivo como si de un inquisidor condenando a una bruja se tratase. 


La estructura de las canciones apoya perfectamente a las rimas, que a su vez brillan por su estructura propia, y de esta forma, se consigue transmitir todo el elenco de sentimientos que las letras contienen. Sentimientos que, a su vez, podemos estar seguros de su sinceridad y de su intensidad. Algunas canciones notables en el contenido lírico por encima de las demás serían "Serena  Fortaleza", "Estrella del Norte", y "Cenicienta", que muy probablemente sea mi canción favorita del disco.

Otra de mis opiniones menos positivas respecto al álbum tiene que ver con el, a mi parecer, excesivo número de baladas que contiene. En un álbum con poco más de diez temas, que una tercera parte sean cortes suaves, y aunque esto pretenda servir de contrapunto a los temas más fuertes con la intención de hacerlos parecer, en comparación, más agresivos y potentes, no hace sino reducir el ritmo general del CD, en especial cuando algunas de las elecciones a la hora de componer dichas baladas son harto cuestionables.

"Las canciones brillan por su estructura"


En particular, el cuarto tema, "Tú y Yo", no es sino un interludio instrumental que, para mayor irritación del oyente, muestra un potencial muy superior al del tema posterior, "No Te Puedo Olvidar", para haberse compuesto como un tema propio y diferente. Aún peor es que, si "Tú y Yo" pretende ser una introducción a "No Te Puedo Olvidar", lo hace de una forma estridente y chocante, puesto que ambos temas solo tienen en común una temática similar. Si bien la calidad de las baladas en sí es incuestionable, y es donde mejor se puede apreciar el trabajo lírico de los miembros de la banda, que compongan una tercera parte del álbum no me parece justificable, lo cual me lleva a mi siguiente crítica. 

"La calidad de las baladas es incuestionable"

La sensación que me deja Serena Fortaleza es que, aún a pesar de ser un disco equilibrado y de calidad superior, no puedo evitar sentir que se halla un poco disperso, que intenta agradar a todo posible oyente y que, al dispersarse tanto para no ofender a ningún oído particular, no hace sino caer en lo genérico.


Me gustaría ver qué puede conseguir el grupo si se decide a darse a sí mismo un lavado de cara con el que refinar su estilo y su sonido, dejando de lado parafernalias innecesarias. El potencial de los madrileños es innegable, y tras cuatro discos, más aún, pero requiere de un poco de refinamiento para combinar todos los estilos que desean aglutinar, y más importantemente, cuidar su ejecución, pues esto les traiciona muy a menudo. Los temas que intentan incluir segmentos progresivos lo hacen de forma brusca y confusa, resultando chocantes, si bien dichos segmentos, por sí solos, suenan fantásticos, denotando, una vez más, la calidad compositiva de los músicos. Opino que Arkania ha tenido muy buenas ideas en la creación de este disco, y la creatividad musical es desbordante, pero que podría haber sido mejor en su desarrollo y su cohesión general. Muchas de las canciones están desbordantes de personalidad y estilo, pero quizás el intentar haber hecho demasiado con el disco les ha traicionado. Aún así, un esfuerzo más que loable y que bien merece ser escuchado, ya que no conseguiría desagradar ni a la fuerza. 


Serrant

Escribir comentario

Comentarios: 0